Crónicas del desamor: El amor molesto de Elena Ferrante

ferrante-desamor

De Elena Ferrante se sabe lo que ella ha querido contar en un entrevista que concedió a una revista y en un libro, La Frantumaglia, que recoge una selección de cartas a su editor, así como diversos textos y respuestas a sus lectores en los que habla de si misma, de su trabajo y de su forma de ver el mundo. Por el momento no está traducido. A ver si la misma Lumen se anima.

    Parece que nos vamos a aventurar en una novela de misterio, como la propia Elena Ferrante. La muerte de una madre, Amalia, da pie a los recuerdos recientes de la hija, Delia. Delia se pregunta y reconstruye sus últimas conversaciones. Amalia se ha ahogado en un territorio común a ambas: la playa en una de cuyas casas se hacinaban durante las vacaciones familiares. ¿Suicidio tal vez? Una prosa justa, sin alharacas, triste y evocativa. El relato, a medida que avanza, se va ensimismando. Los objetos y las palabras van siendo más precisos, mientras que el viaje interior de la protagonista va recobrando espacios y con ellos hechos silenciados de violencia explícita. La intriga, si tal se le puede llamar, resulta en las preguntas que quedaron pendientes entre madre e hija, en los porqués. Si bien narra la autora un proceso personal, el marco está perfectamente descrito y recuerda esa Italia -fácil trasponerla a España- machista, obscena, en que la mujer era -¿no pervive la misma voluntad ahora?, va a ser que sí…-, era, decía, un objeto que tenía propietario, objeto de codicia y de deseo procazmente verbalizado por los hombres, un objeto que, sin embargo, es una mujer que crece socialmente insertada, pero con extrañamiento. Proceso de extrañamiento que en Delia, la hija, comienza en la infancia y se cubre con la mentira y el desapego. Hay imágenes llenas de significados (el ascensor a una planta vacía, la lluvia que empapa a Delia, las figuras de la estación) que suspenden el tono de realidad y suavizan la dureza de lo que se va abriendo camino desde el pasado, pero también en el presente. La venganza de Amalia encuentra su respuesta en su desaparición y a medida que Delia va entendiendo, se establece un juego de identificaciones en el que Amalia, la dura Amalia, la resistente y vital Amalia, va dejando espacio en su hija a la Amalia que la hija, Delia, no pudo ser y no pudo por amor y por venganza también. Una historia de amores molestos y de venganzas sutiles, largas, profundas. Un entramado de relaciones trágicas, suavemente observadas por Delia, desde un cuerpo ajeno al placer. Un relato interior, como interior es la violencia familiar, duro, ambiguo, complejo. Estupendo.

     El libro lo componen otras dos novelas, pero no me gusta leer dos libros seguidos de la misma autora o autor (lo cual no quiere decir que no lo haga, los principios están para romperlos) porque luego, con los años, los confundo.

Anuncios

3 pensamientos en “Crónicas del desamor: El amor molesto de Elena Ferrante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s