Del color de la leche de Nell Leyshon

Del-color-de-la-leche

Todo es pequeño en Del color de la leche, como las minúsculas. “Literatura doméstica” escrita por una mujer. Aparentemente, sin grandes temas, le faltan las mayúsculas. Y así es, la narradora -está escrita en primera persona- y protagonista acaba de aprender a escribir y se llama mary, sus hermanas, violet, beatrice, hope, el padre, la madre, el abuelo…

     Nell Leyshon es una reputada autora teatral y como obra de teatro fue concebida en un principio esta obra, pero la potente voz de mary se impuso y escribió “con (su) propia mano”, en el “año del señor de mil ochocientos treinta y uno” su historia, sin complejos, sin miedo, sin otro respeto que el que denota hacia si misma de forma natural y, hasta el invierno -se divide en cinco partes: primavera, verano, otoño, invierno y, de nuevo, primavera-, con tesón y sin tapujos. Su día a día es, exclusivamente, el trabajo, ya sea en el campo o en la casa, sus placeres, el sol, sus confidentes -de poca cosa- dos enfermos. Arranca cuando ella considera que empezó, poco antes de abandonar la granja y con el descubrimiento del sexo -apenas cuento nada, no me gusta hacerlo-. No hay nada grandilocuente en la narración. No podría haberlo, es analfabeta. Una niña albina que quiere contar lo que pasó, ¿a quién?, para terminar y ser libre. El blanco como símbolo de pureza y la vaca que huele a leche y a mierda.

     Un fluir constante, reiterativo, como la rutina o como un poema que arrastra imágenes y palabras en ritornelos repletos de nostalgia, como pequeñas olas. Un saber primitivo y orgulloso, de límpida naturalidad a pesar del paisaje humano de su entorno, miserable, turbio, malsano. Sin descripciones, con repetidas enumeraciones, retomando sensaciones y quehaceres, sin eludir asuntos escabrosos, sin incidir ni más ni menos en ellos, con estatus de normalidad. El relato avanza y mary se mantiene escribiendo. Frente a una ventana y se le cansa la mano. Nos ha contado que habla mucho, incluso demasiado, también que dice siempre lo que piensa. Vemos que también escribe lo que piensa e iremos descubriendo el precio a pagar por este aprendizaje. Un universo femenino. Un universo privado y sometido en el que la libre elección no da muchas alternativas. Las relaciones de poder cotidiano en el ámbito privado y en el del trabajo, tan imbricados tantas veces.  En el siglo XIX y en el XXI (el orden de los romanos no altera el resultado).

     Una pequeña -por su extensión- obra maestra que se lee de un tirón, rica, muy rica en significados, en alusiones, en trasfondos. Una superficie pulida con un montón de corrientes internas.

Nell Leyshon2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s